¿Cómo trabajar la autonomía en la toma de medicación?

La autonomía en la toma de medicación es fundamental y un objetivo prioritario, puesto que está relacionado directamente con la salud.

En esta entrada vas a encontrar qué ítems trabajar sobre este tema y formas de hacerlo para acercarnos al objetivo de ser autónomo en la toma de medicación.

  1. Dar información adecuada sobre la medicación a tomar (uso, efectos adversos y pauta y recomendaciones de consumo).

    Para poder trabajar este punto se pueden aprovechar la creación de un prospecto personalizado para tener la información expuesta de forma clara y útil. 

    También el debate grupal con aquellas personas que se convivan con el mismo estilo de medicación, como puede ser el caso del área de salud mental.

  2. Valorar los puntos positivos y negativos de la toma de medicación (en función de la patología a tratar). Esto favorece la conciencia en esta tarea.

    Tanto individual como en grupo, cada uno desde su perspectiva de experiencia puede elaborar una tabla con pros y contras, de forma que se vean las consecuencias de ambas partes. Una dinámica grupal, puede favorecer el refuerzo positivo de la toma, pero se debe analizar bien en qué punto está la persona.
  3. Favorecer la constancia en la toma de medicación y trabajar el mantenimiento de los hábitos.

    A parte de poder tratar las consecuencias sobre la no toma de medicación con ejemplos reales de la vida de la persona, también es importante dar apoyo en la consecución del hábito. Es decir, establecer alarmas, dejar la medicación en lugares de la casa que favorezcan su uso, asociar las pastillas a momentos del día estables.

  4. Trabajar estrategias para mantener la toma en situación de olvido, viaje o quedarse sin fármacos. 

    Al empezar una toma de medicación, por la razón que sea, se debe dejar la pauta por escrito, así como contraindicaciones y toda la información que se pueda considerar relevante. Esta información escrita es importante mantenerla en buen estado, por lo que plastificarla y dejarla en sitio seguro puede ser una buena medida. Tener esta información facilita la resolución de problemas en caso de tener que ir a comprar la medicación de imprevisto, o tener que prepararla para llevar en un viaje.

  5. Incluir a la familia.

    En función de la persona, es importante trabajar el miedo de la familia respecto a la acción de tomar medicación, de peligros, usos u olvidos. Todos los miembros, trabajando en equipo favorecen la autonomía de una forma más eficaz. No se trata de que un miembro de la familia se haga responsable, sino de establecer apoyos naturales que puedan ser retirados, y trabajar la medicación de la enfermedad que sea, de una forma integral en el resto del proceso.
    Para trabajar con la familia, se les puede invitar a participar en algunas sesiones grupales conjuntas. Dejar que expongan sus miedos y opiniones, así como hacer entrenamientos en el rellenado de cajetín.

*Aviso: Estas pautas son generales, y en en todos los casos deben ser adaptadas a cada persona y situación. La puesta en práctica de estos ítems debe ser guiada por la persona de apoyo.

Deja un comentario, somos muy fans de la libertad de expresión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: