Hoy, traigo el tema de estimulación temprana, concretamente hasta el segundo trimestre de los más pequeños, ¿cómo podemos dar apoyo?

La estimulación temprana es un concepto demasiado amplio.

Como no podía ser de otra manera, desde terapia ocupacional utilizamos la ocupación del juego para poder fomentar la autonomía.

Hay muchos ejercicios que podremos convertir en un momento lúdico y acompañan el proceso.

Y aquí está el kit de la cuestión, ¿cómo se desarrolla un bebé de 0 a seis meses?

Para responder a esta pregunta es importante recordar que cada persona (en este caso en tamaño reducido), tiene su proceso, sus ritmos y sus intereses. Hay que respetarlos y seguirlos siempre.

De manera general, todos los niñxs tienen distintas habilidades tanto cognitivas como motoras que irán desarrollando, y como adultos, hay que aprender a observar en que fase están para acompañar con el juego y favorecer su desarrollo.

A continuación, dejo algunas recomendaciones para iniciarse en este proceso:

  • Realizar movilizaciones de piernas para mejorar el tono muscular y que esto permita después el volteo. Las movilizaciones pueden incluir movimientos de flexión y extensión en una y otra pierna o conjuntamente; También a través de las piernas mover al niño hacia un lado y otro; Y alternar los movimientos en distintas direcciones.
    Estas movilizaciones pueden ir acompañadas de la búsqueda visual llamando la atención con nuestra voz y nuestras expresiones.
  • Flexión y extensión de los dedos de los pies y de las manos, realizando movimientos en las distintas direcciones, y movilizando cara articulación para favorecer la posterior marcha y agarre.
    Se pueden complementar estas movilizaciones con el uso de un cepillo que permita incorporar el factor de sensibilidad.
  • Movilización de brazos para favorecer el tono muscular en esta área.
    Las movilizaciones consisten en distintos movimientos alternos de los brazos permitiendo que pueda experimentar distintas posiciones (extendidos, sobre su cuerpo, etc).
  • Poner en posición boca abajo para desarrollar la musculatura de la nuca y de la espalda. Para dar apoyo a este ejercicio que tanto puede costar al inicio, hay que buscar algo que llame su atención para que mantenga la postura cada vez más tiempo.
    Una vez que cuente con el apoyo de peso sobre sus antebrazos, se irá mejorando y aumentando en el tiempo.
  • Volteos: Para favorecer este proceso, es importante ayudar al peque a que realice el movimiento correctamente.
    Al inicio, estando boca abajo, podremos poner el brazo del lado sobre el que va a girar a lo largo del cuerpo. En el lado contrario, el brazo y la pierna estarán flexionadas y podremos llevarlas ligeramente hacia el lado hasta que el propio peso ayude a dar el giro.Redactar este proceso es algo tedioso, por ello te dejo el siguiente enlace donde en formato vídeo se explican algunas de estas ideas para ponerlo en práctica.

Estas han sido algunas recomendaciones generales para dar apoyo al proceso de estimulación temprana de 0 a 6 meses.

Por supuesto, si este proceso está dirigido a desarrollar un objetivo concreto, y/o mejorar una habilidad no adquirida es necesario la colaboración con un profesional para orientar estos ejercicios y muchos otros.

¡No te pierdas más entradas sobre el tema!

Deja un comentario, somos muy fans de la libertad de expresión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.